Blogia
Salud y Masaje - Quiromasaje y Masaje deportivo

Fibromialgia - un problema poco claro.

Fibromialgia - un problema poco claro.

La fibromialgia podríamos decir que es el nombre que le hadado la medicina tradicional a unos síntomas de dolor muscular que varían de localización y del cual se desconoce su procedencia. En otras palabras que la medicina tradicional no tiene ni idea de lo que le ocurre al paciente y lo encasilla dentro del término fibromialgia. Y que no se mal interpreten mis palabras cuando hablo de la medicina tradicional de tal manera, ya que igual lo haría si supiera la posición de la medicina china o ayurvédica por ejemplo frente a dichos síntomas.

Me resulta curioso como a varios conocidos por mi parte tras haberle hecho pruebas de mil tipos y al no encontrarle nada le han diagnosticado fibromialgia. Frente a esta “enfermedad” y por supuesto siempre desde mi humilde posición de quiromasajista y no de médico doy mi opinión:

 

En efecto la fibromialgia es una enfermedad que causa unos dolores en ocasiones insoportables (si alguien que lee esto la sufre estará asintiendo con la cabeza). Estos dolores son “adormecidos” gracias a los maravillosos calmantes, anti inflamatorios, etc. que hay que reconocer que nos salvan en más de una ocasión.

 

Pero muy pocos especialistas se paran a ver más allá de lo que la enfermedad les deja ver. Me explico: el dolor que provoca esta enfermedad es tan sólo un sistema de alarma de que hay algo mal en nuestro cuerpo, y no deja de ser eso, un sistema que nos avisa de que si no hacemos algo por solucionar el problema, ese problema puede acabar con nosotros. Parece que sea un poco drástico pero nuestro cuerpo funciona así.

Esos problemas pueden ser tanto físicos, como psíquicos, como energéticos (en esto no voy a entrar).

Bien, si con pruebas no se encuentra ningún fallo físico,¿por qué no mirar si existe algún problema psíquico?.. A este punto es a donde muy pocos especialistas llegan conformándose con tirar de boli y recetario.

Gracias a algunos avispados investigadores se han ido haciendo estudios sobre las características de las personas que sufren esta enfermedad y se ha llegado a la conclusión que más del 80% de los casos el paciente es mujer, que esta suele ser muy perfeccionista consigo misma poniéndose unas metas muy altas y fundamentalmente estas personas necesitan de la aprobación y la valoración de los demás para poder ser felices.

Lo que este estudio revela no es de importancia para mí, lo que en realidad si que es de suma importancia es que parece ser que en su mayor parte esta enfermedad tiene su origen en la psiquis del paciente y es ahí en dónde hay que ganar la guerra a la fibromialgia. Los calmantes y las drogas tan sólo nos van tapar la salida de un problema que con el tiempo terminará saliendo por otro sitio.

Es curioso cuando un cliente se presenta en tu consulta diciendo que el médico le ha diagnosticado fibromialgia. Se le nota que lo que necesita es que le prestes tu máxima atención y estés dispuesto a escucharle durante todo lo que dura el masaje. Por supuesto que las manipulaciones que trabajamos le ayudan, ya sabes, aumenta la circulación, eliminas sustancias no deseadas, se segregan nuevas hormonas (serotonina, etc) que neutralizan la sensación de dolor, etc.. pero en realidad lo que más le hace es contar las penas y la vida a una persona profesional. En estos casos ejercemos de psicólogos y os aseguro que en ocasiones es muy comprometido.

Por todo esto creo que cuando a una persona se le diagnostica fibromialgia lo primero que debe de hacer es proceder a un auto reconocimiento lo más sinceramente consigo mimo/a y ver su mente por dentro (todos, absolutamente todos tenemos traumas que nos persiguen durante toda nuestra vida y que en ocasiones no logramos superar). Esto te puede llevar tiempo, mientras tanto distrae tu mente en el día a día con una vida normal, ejercicio (las clases de yoga y meditación van muy bien) optimismo y felicidad. Cuando en realidad descubras qué es lo que te está haciendo la puñeta (permitidme la expresión) bien puedes buscar la ayuda de un especialista, psicólogo o psiquiatra o bien lo puedes solucionar tú sola/o con ayuda de tu familia y amigos. Explicado así parece fácil, pero no lo es. Lleva mucho trabajo y constancia diaria. En resumidas cuentas debes de cambiar tu forma de ver la vida y la perspectiva que tenías de todo y eso es difícil pero al final se consigue y te va a ayudar mucho en tus dolores.

Y sobre todo no olvides de ser sincera contigo misma/o, todos tenemos problemas, tan sólo debemos de aprender a superarlos.

 

Tal vez estés pensando que lo que digo en este artículo es la solución a un problema que trae a la medicina tradicional de cabeza. Pues no es así, esto tan sólo es mi opinión y si tú tienes la tuya estaré encantado de aprender.

 

Un saludo

 

Raúl Estevan

Salud y Masaje.com

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres